Cuando usted viva para Jesús, usted tiene paz hasta las épocas de incertidumbre

Cuando usted viva para Jesús y deja Cristo vivir dentro de su alma, nada parece imposible. Los desafíos que usted encuentra son solamente oportunidades que El Señor crea para mostrarle Su poder y majestad. Usted tiene confianza total que El va a cuidar de usted, que usted no va a estar olvidado, y que todas sus necesidades van a ser satisfechos.

Usted entiende que Dios le amaba ante Él le llevó a esta tierra. Usted sabe en las profundidades de su alma que Él le creó por un propósito especial.

Usted entiende que Él ya sabía que usted tendría sus debilidades y que a veces usted se caería, así que Él mandó Jesús al mundo para que usted pudiera ver cómo vivir para El Señor, cómo amar Dios y cómo amar todos los hijos de Dios, incluso usted. A Él le amaba tanto que Él no quería que usted estara separado de Él para siempre, entonces Él mandó Jesús al mundo para morir por los pecados del mundo entero, incluso los pecados que usted cometería, para que usted pudiera volver a Él con un corazón contrito y estar con Él para siempre. Usted entiende, al punto que los mentes humanos son capaces de entender, que todo era un gran sacrificio que Dios hizo por causa de un amor que solamente podremos entender cuando llegamos a nuestro hogar divino.

Usted está agradecido que, en Su merced, Él dió Su Madre María también, ya que ella es nuestra protectora y guía que nos dirige a Él. Ella es un lindo ejemplo de lo que significa vivir en una conformidad total de la voluntad de Dios, a pesar de la incertidumbre.

Usted vive en un estado de humildad y asombro del sacrificio que Jesús hizo para usted y todo el mundo que ya vivió y va a vivir.

Usted entiende que entregarse y vivir en un estado de sumisión a Jesús no es igual a la opresión. Usted entiende que entregarse de verdad a Jesús y dejándoLe tomar todo el control de usted, sus regalos, y sus posesiones, para que usted no controle nada ni lo que usted haga, y para que usted siempre consulte con Jesús antes de decidir algo. Esta sumisión realmente significa que usted puede vivir en libertad total, libre del dolor, angustias, y sufrimiento, hasta el muerte. Usted está libre vivir como la persona que Él le destinó. Ya que si dejamos Dios estar a cargo de nuestras vidas, posesiones, acciones, y decisiones, no tenemos nada a temer. Ya que Dios sabe todo, ya que Él creó todo. Él ve todo y nuestros corazones enteros y los corazones enteros de los otros. No hay nada que Él no sabe. ¿Entonces cómo no podemos entregarnos a Él completamente y dar permiso a Él estar a cargo de nuestras vidas?

Cuando la incertidumbre llega, cuando los desafíos aparecen, cuando algo no va como hemos planeado, es importante que  preguntemos, “¿A quién acudimos? ¿A quién buscamos para consejos o consuelos? El Señor, que le creó en Su imagen y retrato, desea que su respuesta sea que usted acuda a Él primero, siempre, y para siempre, hasta en medio de los mayores desafíos y obstáculos.

Que María y Su Corazón Más Inmaculado sean nuestros protectores y guías, y que ella continúe a dirigirnos a Nuestro Señor. Que alabemos Jesús por Su misericordia, por Su amor, por Su bondad, por Su merced, y por el amor que despilfarra de Su Corazón Más Sagrado.

Por favor comparta esta entrada de blog:
20

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos requeridos están marcados *

*